kombucha equipo vitae

 

No somos una bebida azucarada

En Vitae kombucha fomentamos la salud y el bienestar de las personas elaborando kombucha, una bebida fermentada de tradición milenaria. Sin embargo, la kombucha no tiene nada que ver con los refrescos: se prepara con té infusionado y azúcar, el cual, fermenta mediante una colonia de bacterias y levaduras llamada SCOBY. Cabe explicar que toda bebida fermentada necesita del azúcar como alimento de las levaduras. 

En el caso de la kombucha, el contenido en azúcar se ve reducido con la fermentación casi en su totalidad, quedando un residual de entre 1,6 y 3,6gr/100ml en función del sabor. A mencionar que parte de estos azúcares son aportados por las frutas empleadas para su elaboración.

El desconocimiento por parte de la mayoría de la población, incluso por parte de las administraciones, lleva a identificar la kombucha como una bebida azucarada solo por usar azúcar durante su elaboración, sin considerar que éste es un promotor de otras moléculas funcionales. En el proceso de fermentación el azúcar se transforma en ácidos orgánicos, vitaminas, enzimas , etc., que hacen de la kombucha una bebida saludable, funcional y muy baja en azúcar.

que es la kombucha

 

Como consecuencia de la nueva normativa y tal y como se ha redactado la ley del día 01 de Enero de 2021 en la que se incluye “el uso de azucares y/o edulcorantes añadidos debemos incrementar el IVA del 10% al 21% , ya que no se distingue el contenido inicial de la bebida del contenido final.
Por este motivo queremos levantar la voz y hacer llegar al máximo de personas y a la administración competente que:

  • La kombucha es una bebida fermentada.
  • En la kombucha, gracias a la fermentación, el azúcar desaparece prácticamente.
  • La kombucha es una bebida mucho más saludable que un simple refresco.

Es por todo ello que el tipo impositivo aplicado a la kombucha es una contradicción. Y lo es porque induce a pensar que es una bebida refrescante industrial , artificial y con alto contenido de edulcorantes y/o azúcar tan perjudiciales para la salud. Aplicando el 21% se desvirtúa la intención de las administraciones para fomentar el consumo de otras bebidas más saludables.

 

Defendemos el consumo de kombucha como un hábito saludable
y pedimos que se acoja al tipo impositivo del 10%. ¿Nos ayudas?

Firma el manifiesto