El yoga es una actividad muy saludable y beneficiosa tanto para adultos como para niños. En edades tempranas, les ayudará a trabajar y conocer su cuerpo desde la calma y la conciencia. Sois muchas las familias con niños que confiáis en Vitae Kombucha en vuestras rutinas saludables (¡GRACIAS!) y hoy compartimos con vosotros algunos consejos para practicar yoga con niños

Cristina Brondo, además de ser una conocida actriz, es mamá y una gran apasionada del yoga y de la vida saludable (¡y, por supuesto, consumidora de Vitae Kombucha!). Conoce muy bien los beneficios de practicar yoga con niños pequeños y, desde su canal de Youtube, comparte videos para hacer yoga con niños en casa. 

Si quieres empezar a introducir el yoga a los peques de la casa, lee atentamente los consejos para hacer yoga en familia que comparte Cristina con nosotros. ¡Toma nota y pásate luego por su canal de Youtube #pekeyoguis para practicar!

 

1. Haz que el yoga sea un juego

En la vida de un niño, todo es un juego. Los aprendizajes funcionan mejor si lo hacemos jugando. Y el yoga no es ninguna excepción. Cuando son pequeños, el yoga debe ser un juego más. Deja que la disciplina del yoga cale poco a poco, como si se tratara de un juego, sin darse cuenta. Así, de forma lúdica lo irán incorporando en sus vidas y lo practicarán con ganas y plenitud en su vida adulta. 

Una idea: pon música a los distintos movimientos para que sean más fáciles de recordar y sea como una representación de una historia. Puedes ver un ejemplo en este video de Pekeyoguis.

 

 

2. Deja que paren cuando quieran

Precisamente porque se trata de un juego, no les obligues a terminar la clase entera. Si no quieren participar, es mejor que sólo observen y que se apunten cuando lo deseen. Si les obligas a acabar la clase entera pueden sentir demasiada presión, acabar aburriendo el yoga y tener un mal recuerdo de la actividad. 

 

cristina brondo yoga con niños pekeyoguis

3. No hay “correcto” o “incorrecto”. Cada uno/a hace lo que puede.

No existe una forma correcta o incorrecta de hacer yoga con niños. Evita juzgar si lo están haciendo “bien” o “mal”. Cada niño/a hará las cosas como pueda en ese momento, según sus capacidades, habilidades y circunstancias personales.

 

4. Ten paciencia y respeta los ritmos de aprendizaje de cada niño

Si haces la sesión de yoga con tus hijos conjuntamente, es importante que tengas paciencia con el ritmo del niño/a. Evita acelerar su proceso de comprensión, no tengas miedo a que otros juzguen que no es lo suficientemente espabilado o que no llega a realizar algo “correctamente”. Si te sientes así, toma conciencia de que posiblemente son temores que tenemos como padres/madres, ajenos a los niños.

 

5. Los niños imitan a su modelo: si tú practicas yoga, ellos también 

Otra verdad absoluta: los niños imitan a los mayores, a los roles de confianza que tienen cerca. Si tú lees, ellos leen. Si comes fruta a menudo, ellos comerán. Si haces yoga y te ven practicándolo, ellos querrán probar también. De forma natural, si tú practicas yoga de forma habitual y ven que te diviertes, ayudas a crear retos desde tu propio ejemplo.

 

¡Gracias Cristina por estos buenos consejos que nos ayudan a mantener una vida saludable en familia!

 

 
 


Seguid practicando una vida saludable

Tras estos consejos de Cristina, nosotros ya solo añadimos que después de la sesión de yoga nada mejor que reponer fuerzas y energía compartiendo una Vitae Kombucha bien fresquita. Sus burbujitas naturales y su delicioso sabor harán que el recuerdo de la clase de yoga sea todavía mejor. Vitae Kombucha es una bebida súper saludable y una buena alternativa a los refrescos azucarados, pero ten en cuenta que está recomendada para niños a partir de 6 años.

 

Sigue practicando una vida saludable