La maceración. O cómo darle sabor natural a la kombucha

¿Sabíais que en Vitae Kombucha el sabor de nuestras kombuchas es 100% natural? No añadimos colorantes ni aromas ni zumos sino que preferimos que el sabor provenga del proceso natural de la maceración: dejar que la fruta ecológica, en contacto con la kombucha, extraiga de forma natural todo su sabor y color además de sus principios activos.

Este es el segundo artículo de nuestra serie de posts dedicados a divulgar cómo elaboramos Vitae Kombucha de forma 100% bio que podréis leer siempre que queráis en nuestro blog. En esta ocasión os explicamos con detalle cómo realizamos la maceración para darle ese riquísimo sabor a nuestra kombucha.

Indice de contenidos:

 

Recordad que TODO el contenido de cada botella de Vitae Kombucha (de 250ml o de 500ml) es 100% kombucha. Si queréis, podéis volver a leer nuestro post sobre qué es kombucha y cómo la elaboramos.

 

La maceración de nuestra kombucha

Recordemos el punto del proceso de elaboración de la kombucha donde nos encontramos… Tenemos la kombucha en grandes tanques tras una primera fermentación de 14 días. (si quieres, puedes volverlo a leer).

A partir de aquí, vaciamos el 90% contenido de kombucha del tanque y lo traspasamos a otros tanques donde añadimos la fruta con lo que iniciamos una segunda fermentación. Por cierto, el 10% restante de kombucha se deja como iniciador de la siguiente tanda de kombucha que fermentará otros 14 días más.

 

La 2ª fermentación: con fruta, planta , especie y/o raíz

Ya vimos que la 1ª fermentación era aeróbica, es decir, que necesita el oxígeno para que progrese la fermentación.

La 2ª fermentación, en cambio, es anaeróbica: se realiza sin aporte de aire. Los tanques están sellados herméticamente. Esta fermentación dura entre 3 y 5 días.

Dentro del tanque mezclamos contenido 100% kombucha con frutas bien limpias y troceadas o bien plantas, especias y/o raíces. ¡Depende de cada sabor!


Por ejemplo, encontraríamos trozos de limones y jengibre ecológicos en el tanque de nuestra Vitae Kombucha Limón y Jengibre,y trozos de mango y fresas ecológicas en el tanque de nuestra Vitae Mango & Fresa. Ver todos los productos.

 

 

La diferencia entre la adición y la maceración

En Vitae Kombucha no añadimos zumos ni aromas artificiales. Creemos que eso taparía el sabor más auténtico de la kombucha. Preferimos macerar para que el sabor de la kombucha se una al de la fruta. Así, la kombucha se mantiene y gana un toque de sabor al estar en contacto con la fruta durante la fermentación.

Además, macerando conseguimos sumar a la kombucha las propiedades y nutrientes de la fruta y plantas añadidas para que sea un resultado 100% natural y saludable.

 

Cómo se generan las burbujas naturales de Vitae Kombucha

Muchos de vosotros nos decís en las opiniones de Vitae Kombucha que lo que más os gusta son las burbujitas naturales de Vitae Kombucha que le dan ese toque refrescante y saciante que recordamos de algunos refrescos.

Las burbujitas naturales se consiguen precisamente durante esta 2ª fermentación con la maceración. ¿Cómo funciona? Fácil: cuando cerramos herméticamente la kombucha, y sigue fermentando, genera ácido carbónico de forma natural. Éste intenta escapar, pero al estar cerrado, queda disuelto y, cuando finalmente abrimos, se oye el gas natural saliendo.


Una curiosidad: el limón multiplica el ácido carbónico debido al aporte de las propias levaduras de la piel del limón aunque el proceso sea el mismo. Por eso, puede ser que en algunas botellas de Vitae Limón y Jengibre notéis más burbujas que en el resto de nuestras kombuchas.

 

Después de la maceración: ¡a la nevera!

Una vez transcurridos los 3-5 días de maceración, la fermentación ha terminado y tenemos ya el resultado de nuestra Vitae Kombucha. Vaciamos todo el contenido de los tanques y embotellamos con contenido 100% kombucha.

Como veis, no hay añadidos: ni aromatizantes, ni zumos, ni agua extra… Todo lo que se embotella es 100% kombucha de los tanques de maceración.

A partir de aquí, las botellas van a la nevera y se envían a vuestra casa también en frío para mantener las cualidades de la kombucha. El frío evita que la kombucha siga fermentando y cambie su sabor otra vez. Por eso, es importante que mantengáis la kombucha en la nevera o en un lugar fresco hasta su consumo.


Al estar dentro de una botella cerrada herméticamente, pasa como en los tanques de maceración: el ácido carbónico intenta escapar y, por eso, cuando abrís la botella, oís el gas natural que sale.

 

¿Qué hacemos con la fruta macerada sobrante?

Hemos dicho que dentro de cada tanque había mallas con trozos de frutas, hierbas y raíces que han saborizado de forma natural nuestra kombucha. Pero … ¿Qué hacemos luego con esa fruta usada cuando ya embotellamos la kombucha? ¿La tiramos a la basura? ¡Nooooo, por favor!

Pues la regalamos a una granja de vacas y cerdos en la Garrotxa (Catalunya). La utilizan como comida para el ganado. Es un alimento muy rico para los animales ya que esas frutas y hortalizas contienen también las propiedades de la kombucha.

Como sabéis, en Vitae amamos la sostenibilidad y el medio ambiente: además de darle una segunda vida a esas frutas restantes de la maceración, también reducimos a cero los envases de plástico, utilizamos la milla verde para nuestros envíos en Barcelona y compramos a productores de proximidad cercanos. Podéis leer más sobre nuestro compromiso con la economía circular y la sostenibilidad.

 

Sigue conociendo el mundo kombucha…

¿Quieres saber qué ingredientes elegimos para elaborar nuestra Vitae Kombucha? Sigue leyendo el siguiente artículo divulgativo donde te contamos los ingredientes ecológicos de nuestras kombucha.

¿Prefieres profundizar más sobre nuestro proceso de elaboración de Kombucha? Hemos dedicado un artículo muy completo y detallado a contarte qué es la kombucha y cómo la elaboramos paso a paso.

Prueba Vitae Kombucha